dificultades_marketing

Dificultades para aplicar el método científico al marketing

Publicado el

Por: Cristina Mayo

Como os contábamos hace unas semanas, aunque podemos encontrar ciertos paralelismos y similitudes entre el método científico y las investigaciones de márketing, el factor social de este último, hace que las mediciones, experimentos y resultados no sean comparables a los obtenidos en la investigación puramente científica.

Asimismo no podremos recrear exactamente el mismo escenario para la realización y/o repetición de nuestros experimentos, ya que las opiniones del consumidor y tendencias son totalmente variables en el tiempo. Es decir, el experimento que prueba nuestra hipótesis hoy, puede no servir de nada en un escenario futuro ya que demasiadas variables no controlables cambian a nuestro alrededor.

Repasemos algunas de las dificultades más comunes encontradas para aplicar el método científico a los estudios de márketing:

  • Complejidad del individuo: En márketing, el objeto de estudio son los seres humanos y es por ello que las investigaciones de mercado son mucho más complejas. El comportamiento de cada humano varía constantemente y se ve influenciados por otros factores que el investigador no puede tener en cuenta al formular su hipótesis. Así, nos cuesta mucho saber cuál será el estímulo adecuado para cada individuo, puesto que eto cambia de un ser a otro. Cada individuo sujeto a investigación puede reaccionar de forma diferente al mismo estímulo por la diferencia en las emociones que le produce. Estas emociones tendrán que ver con sus experiencias, vivencias, situación personal, cultura, entorno, y serán diferentes para cada individuo.
  • Mediciones de datos imprecisas: La precisión en la medición de los datos es lo que diferencia las investigaciones científicas de las no científicas. Las investigaciones de márketing tienen un marcado carácter social, y el objeto de estudio son personas. Individuos que tradicionalmente son sometidos a encuestas, entrevistas, test de productos y otras mediciones parcialmente subjetivas, que raramente dan lugar a datos precisos e invariables en el tiempo o bajo otras circunstancias. Es decir, se puede medir la preferencia de un sujeto sobre uno u otro zumo, pero esta preferencia será relativa a otros factores que influencian al individuo y que pueden variar, como sus vivencias, emociones, cultura,  entorno, etc…
  • El saberse investigado del individuo: En los estudios científicos puros, los resultados obtenidos pueden repetirse en el tiempo creando el mismo experimento con las mismas variables una y otra vez, pero ese no es el caso cuando llevamos a cabo una investigación de marketing. En este caso el objeto de estudio es humano, y su comportamiento está en constante cambio. Asimismo, los humanos pueden variar su comportamiento y decisiones cuando se saben investigados o se someten voluntariamente a un test de producto. Así, la validez y fiabilidad de los resultados pueden verse seriamente dañados al saberse el sujeto objeto de una investigación.
  • El tiempo de estudio: Los estudios de márketing deberán llevarse a cabo en un tiempo, que podríamos considerar corto, para un estudio científico. Esto se debe a que el mercado es un objeto en constante cambio también y factores ajenos a nuestra investigación, como el lanzamiento de un nuevo producto por la competencia o una nueva campaña de publicidad variará no sólo los resultados de la investigación, sino el escenario en el que se realiza la misma, con lo que su validez es una vez más relativa.
  • Investigadores involucrados en los resultados: En el caso de que no sea la propia marca y sus propios investigadores los que realicen el estudio, muchas veces estas marcas serán clientes de compañías independientes  que llevarán a cabo los experimentos y esto puede influenciar los resultados, para que estos sean aceptados por los clientes y convenientes para el lanzamiento de su producto. En este caso los resultados pueden ser menos precisos o la investigación de datos ser más sesgada de lo que debería, o la muestra no ser la correcta, con lo que, aunque se siga el método científico, los resultados pueden ser menos acertados de lo requerido, para convertirse en más convenientes para el cliente (la marca). Esto restaría carácter científico a los resultados.
  • Dificultad en la demostración de la hipótesis: Este es el objetivo primordial del método científico, pero la realización de los experimentos necesarios para corroborar la hipótesis inicial en el márketing se enfrentan a un escenario no controlado y cambiante (el mercado) con lo que estos experimentos pueden perder así su carácter práctico y concreto. En el campo del márketing se hace mucho más complicado demostrar la veracidad de una hipótesis. Si por ejemplo, estamos midiendo el impacto sobre las ventas de una nueva campaña de publicidad, puede pasar que nuestro competidor irrumpa simultáneamente con una nueva campaña, lo que va a influenciar irremediablemente los datos obtenidos de nuestro estudio, ya que no habíamos contado con ello en la elaboración de nuestra hipótesis inicial.

Más información: El método científico y el marketing; Experimento de neuromárketing: el precio.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>